viernes, 19 de julio de 2013

Baukind, un espacio para niños con decoración inspirada en la naturaleza

Decoesfera

Cuando los de mi quinta éramos pequeños salíamos mucho a jugar al parque y a la calle con otros niños vecinos. Los niños de ahora pasan más tiempo encerrados entre cuatro paredes por los cambios que la sociedad y nuestra forma de vida ha ido experimentando y eso no es bueno para ellos. Los pequeños necesitan estar en contacto con la naturaleza y si no podemos llevarlos a ella tanto como nos gustaría, tal vez podamos acercar la naturaleza al interior de esas cuatro paredes entre las que ellos pasan buena parte de su tiempo. Eso es lo que han pensado al diseñar Baukind, un espacio interior inspirado en la naturaleza para niños. Llevar la naturaleza al interior de un espacio no es algo tan difícil, solo hay que elegir materiales, colores y formas adecuadamente. Cada vez son más los decoradores e interioristas que se inspiran en la naturaleza para sus creaciones y no solo en espacios para niños, también para los mayores. Es fácil entender que una decoración en colores naturales y centrada en las formas orgánicas ayuda a crear un ambiente tranquilo y relajante en el que todos nos sentimos mejor. No se trata de convertir cada casa en un bosque artificial, pero sí de conseguir que algunos espacios en la ciudad sean para nosotros como pequeños oasis en el desierto. Los colores de la naturaleza por excelencia son los marrones y los verdes, lo mejor es que mezclemos tonalidades, para conseguir un efecto más natural y que busquemos materiales que tengan estos colores ya en si mismos. La madera es siempre perfecta para introducir los tonos de marrón y el verde se puede llevar a las paredes y a los textiles, incluso a las alfombras. Una alfombra verde puede representar el campo, el verde decorando las paredes puede representar árboles y vegetación y la madera ayuda a completar el conjunto de un modo bien equilibrado. Además necesitamos una buena iluminación, siempre es preferible disponer de grandes ventanales y luz natural, pero habrá que completar con una buena iluminación artificial. Otro detalle a tener en cuenta, además de los colores y las formas, es que si el espacio está diseñado para niños es importante prestar atención a la altura de los muebles. Necesitamos muebles bajos si queremos que los niños puedan acceder a ellos con facilidad y para que se sientan cómodos en su propio espacio. Si el espacio va a ser compartido por varios niños lo mejor será que coloquemos muebles de diferentes alturas, así cada niño tendrá un mueble cómodo para él, sea cual sea su estatura. Los muebles más altos se pueden utilizar para colocar cosas que deban estar fuera de su alcance. Y lo de la altura es fundamental hasta en el baño, en Baukind lo han tenido en cuenta como podemos apreciar en la foto sobre estas líneas. Los niños pueden llegar por si solos al lavabo para lavarse las manos, no hacen falta escaleras, ni un adulto que los sostenga en brazos. Si estamos pensando en decorar un espacio para niños, un espacio como este puede ser para nosotros realmente inspirador. Muchas veces no nos damos cuenta de los inconvenientes que puede tener un espacio para ser utilizado por niños hasta que ya lo hemos hecho, es mejor fijarse antes en este tipo de detalles, para que después no tengamos que parchear o rectificar. Vía | ArchiDesignClub Más información | Baukind Fotos | Marcus Ebener En Decoesfera | Espacios para trabajar: la guardería de la jirafa

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada